Historia

La arcilla es uno de los recursos minerales más abuntante en la tierra y de los de más facil extracción. Que la arcilla posee efectos beneficiosos para el cuerpo nunca ha sido discutido, aunque estos pueden ser más o menos rápidos en función de lka gravedad de la dolencia. La arcilla fue utilizada de forma habitual desde antiguo hasta que se empezó a desarrolar la química en el siglo XIX pensandose entonces que la química sbustituiria a la arcilla por la gran eficacia de la química. Lo que no se conocía entonces eran los efectos secundarios de esta. La sociedad actual está recuperando su consciencia ecolñogica ybuscando terapias naturales que les ofrezca remedios que no estropeen más de lo que arreglan y las bondades de la arcilla como producto natural para una infinidad de dolencias y sin efectos los secundarios de la medicina alopática es una gran candidata. Además, la arcilla, es un recurso mineral de gran disponibilidad, económico y de fàcil aplicación.

Ya en la prehistoria, en la misma medida que el bronce, la arcilla era valorada según nos indican los restos arqueologicos como las vasijas y otros pequeños utensilios o los grandes Zigurats de la antigua Mesopotamia. Los egipcios la usaban una arcilla con un alto contenido de oxido de hierro para heridas, inflamaciones, enfermedades y problemas fde la piel. Tambien usaban arcillas para la cefalea que se les presentaba despues de una gran comiday mezclada con aceites esenciales la usaban para momificar a sus difuntos (probablemente pensando que si purificaba cuerpos vivos, tambien purificaria cuerpos muertos). Tambien tenemos muestras de su uso por griegos, romanos y árabes. En Africa Occidental se conocen varias clases de arcillas (ayelo, hirew y ewole enre otras) y concretamente en Maruecos el Rassoul es muy utilizada para tratamientos de belleza. En lugares como Malasia o Filipinas se utiliza la arcilla para curar infecciones intestinales o contra la diarrea.

En la antigua Grecia, en la isla de Lemos existía un yacimiento que abastecia toda la zona y a esa arcilla la llamaban 'tierra de Lemos'.

En 'Historia natural', Plinio el viejo (79-23 a.C.) explica las virtudes de una tierra blanca cerca de Nápoles que convertian en polvo para mezclarla con harina y hacer un alimento que decian que protegía de cualquier dolencia.

Hipócrates (460-377 a.C.) el conocido médico Griego y Dioscórides (siglo I d.C.) consideraron la arcilla como un material con importantes características curativas, especialmente como antiinflamatorio, tanto interno como externo.

El médico y filosofo Avicena (980-1037) en su 'Canon de la medicina' habla del valor de éste 'humilde pero efectivo' recurso para la salud.

En la edad media y en el renacimiento, los doctores de la época relegaron un recurso tan sencillo y barato para poder justificar sus honorarios y lo consideraban lo solición para la gente que no podia pagarse algo mejor.

El mismo Pizaro, legendario navegante y conquistador de Perú, en 1532, cuando tenia ya una avanzada edad se dirigió hacia la tierra de los Incas para investigar las leyendas que hablaban de arcillas Auríferas qu esanaban milagrosamente. Existen cerámicas preincáicas donde aparecen arcillas y se conocen de Perú hasta 8 tipos de arcilla diferentes. Tambien se conoce de la utilización de arcillas en épocas precolombinas en Centroamérica y Sudamérica y tambien por los indigenas Norteamericanos. Según la médico naturista Española María Vila Campaña, las tribus 'fila botones' y 'Chayahuitos' de la selva peruana 'consumen una arcilla de color rojo-amarillo por su agradable sabor ácido, en forma de panecillos secos o mezclada con hojas de tabaco, para darle más sabor'.

Antropologicamente, la arcilla tambien se utiliza desde antiguo. Se sabe que la arcilla era mezclada con otras sustancias para hacer pinturas con las que se cubrian el cuerpo en rituales magicos y es conocido que aun hoy en dia la arcilla es utilizada por tribus del sudeste de etiopia como los Mursi para hacer platos o teñirse el pelo.

En cuanto a las propiedades curativas de la arcilla, en algunos paises cálidos de sudamerica, Egipto, India y China era una costumbre antigua el lamer o absorber la tierra y los tibeetanos del Himalaya prevenian el Bocio ingeriendo arcilla roja. En la china, ya desde antiguo se utiliza para curar enfermedades parasitarias y el cólera.

No deja de ser llamativo que en el libro más antigua de la biblia, El Génesis, el mismo Dios ya conociera la arcilla y la utilizara para crear al hombre y más tarde en los evangelios Jesus devolviera la vista a un ciego con arcilla.

El abad Kneipp (1821-1897) aprendio de los africultores el uso de la arcilla, que la utilizaban tanto via externa como interna para curar males diversos como inflamaciones. y absorbe externamente todo cuanto es patógeno. Otros estudiosos de la arcilla en la mismo época fueron Luis Kühne y Adolf JustComprobando, el primero, en su establecimiento en Leipzig sorprendentes resultados. Tambien el profesor Julius Stumpf, de la universidad de Berlín en la misma época experimentó con grandes éxitos la cura del cólera asiatico con arcilla.

En la primera guerra mundial, los soldados franceses que caian por causa de la disentería eran tratados satisfactoriamente con arcilla por via interna.

El gran lider espiritual pacifista Mahatma Gandhi se aplicaba arcilla a si mismo y animaba a sus compatriotas a seguir su ejemplo.

Sin duda alguna la única explicación para que la arcilla halla permanecido viva como recurso terapéutico desde la antiguedad hasta nuestros dias es que es un recurso no agresivo, de probada eficacia, y que si rara vez presenta efectos secundarios, estos son siempre reversibles al 100%

Es desde mediados del siglo XIX que se ha recuperado el interés por la arcilla en Centroeuropa, especialmente en Suiza y Alemania.

En paises como Alemania y Suiza se utiliza oficialmente la arcilla para tratar enfermedades como la tuberculosis y afecciones de la piel sin olvidar otras graves patologías como el cáncer.